Ejecuciones hipotecarias en España

15 de febrero 2012 – Después de analizar la situación de como esta España me he dado cuenta de la situación que estamos atravesando según El Parlamento Europeo se prevé que entre el 2007 y 2011, se hayan producido cerca de 500 000 de ejecuciones hipotecarias en el estado español. En dicho estado, al producirse una ejecución hipotecaria la persona desahuciada no solo responde con su vivienda sino que ademas tiene que liquidar la deuda económica contraída con la entidad financiera, mediante el embargo del sueldo. Cuentas corrientes y cualquier otro bien presente o futuro. Centenares de miles de familias que serán desahuciadas de sus casas por las mismas entidades financieras que les concedieron los créditos hipotecarios en algunos casos por valores que superaban ampliamente el valor de mercado real de la vivienda. Estos centenares de miles de desalojos se producen a la vez que existen millones de pisos vacíos, muchos de ellos en propiedad de las entidades financieras, y que no están cumpliendo con su función social.

Se esta vulnerando el derecho básico a la vivienda, incumpliendo el marco jurídico estatal, así como diversos tratados internacionales que han sido ratificados por el estado español, como la declaración universal de los derechos humanos, el pacto internacional de derechos económicos, sociales, culturales y la constitución española. La legislación española es anómala en este aspecto, su marco legal dista mucha que el de la mayoría de estados de la UE, como Reino Unido. Alemania y Portugal y genera una grave discriminación de los ciudadanos españoles respecto del resto de ciudadanos europeos. Esta anomalía respecto a otros estados de la UE se concreta en dos aspectos básicos:

Primero, el procedimiento de ejecución hipotecaria solo contempla la subasta de la vivienda como forma de resolver el impago de la deuda hipotecaria. Si la subasta queda desierta(cosa que actualmente sucede en mas de 90% de los casos) el banco se adjudica la vivienda por el 50% del valor de tasación, quedando la deuda restante, mas intereses y costas judiciales. Esta deuda no prescribe y genera nuevos intereses.

Segundo, no existe ningún procedimiento que permita liquidar esas deudas de forma razonable, ya sea a través de un procedimiento concursal (como en caso de Alemania) o de un código de consumo que prevea la mediación de la administración (como en caso de Francia). En España no se contempla ningún derecho a la segunda oportunidad: la situación de insolvencia involuntaria y sobrevenida, agudiza en un contexto de crisis como el actual.

¿Considera la comisión que la legalidad española en materia de ejecución hipotecaria es acorde con el derecho comunitario?. ?Considera la comisión que el estado español debería implantar la dacion de la vivienda en pago de la hipoteca en caso de primera residencia y deudores de buena fe, con el objetivo de reconducir la inestabilidad social y económica actual en dicha materia?.

Por: Sebastián Carrillo

468 ad

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *