Getafe 5 de noviembre 2015 – El pleno del Ayuntamiento de Getafe ha aprobado la creación de una comisión para investigar el ‘caso Jeromín’, en el que están implicados dos exconcejales del PSOE de Sara Hernández, después de que desde el equipo de la alcaldesa se haya dado orden entreverada de desistir del procedimiento.

“Queremos investigar hasta el final. Caiga quien caiga. Es evidente que hay un uso de fondos públicos peor que sospechosa”, ha afirmado el portavoz del PP Getafe, Juan Soler.

La proposición aprobada en el pleno salió adelante por 18 votos a favor (PP, Ahora Getafe y Ciudadanos). Los ocho concejales del PSOE de Sara Hernández, así como el único edil de IU, votaron en contra de esclarecer la causa.

El PP presentó esta propuesta para que desde el Ayuntamiento se retome el ‘caso Jeromín’ a fin de que se depuren responsabilidades políticas y penales.

El ‘caso Jeromín’ investiga una subvención de 130.000 euros que en 2009, bajo el Gobierno de Pedro Castro y Sara Hernández, se concedió al club baloncesto Getafe Beta, gestionado por el socialista Enrique Macías.

El 41% de esa ayuda pública (54.200 euros) se justificó con facturas en las que se refleja que ese dinero se gastó en cuatro comilonas multitudinarias en dos bares de aforo muy reducido, lo que lleva a pensar que esas mismas facturas sean, con mucha probabilidad, falsas.

Esa cuenta justificativa se aprobó finalmente en una Junta de Gobierno y a propuesta del entonces concejal socialista de Deportes, Ángel Bustos, que en la actualidad es asesor del Gobierno de Sara Hernández y cobra más de 45.500 euros del erario público.

“El intento de la alcaldesa de tapar el caso evidencia que hay gato encerrado. No sabemos si el gato se llama Bustos, Macías o Sara Hernández”, ha dicho Soler.

En el marco de este caso, Enrique Macías, que en la actualidad está imputado, fue denunciado por posibles delitos de malversación de caudales públicos, falsedad documental contra la hacienda pública y tráfico de influencias.

Ángel Bustos, por su parte, fue denunciado por falsedad documental, tráfico de influencias y prevaricación.

“Justificar una subvención de cuatro súper comilonas con 54.200 euros de los vecinos es una vergüenza que hay que denunciar”, ha subrayado el portavoz del PP.

El PP presentó esta proposición ante el pleno en línea con la buena gobernanza y velando por el interés público y los intereses del Ayuntamiento y con el firme propósito de luchar de forma rotunda contra la corrupción.

“El PSOE vuelve por donde solía: prepotencia, política oscura y casos de corrupción. La alcaldesa hace bueno el dicho de ‘no han aprendido nada, no han olvidado nada”, ha agregado Soler.