En 8 plenos ha exigido hasta en 18 ocasiones la dimisión de miembros del Ejecutivo regional, la más “buscada”: Esperanza Aguirre. Carlos González, portavoz PP Getafe, cree que esto obedece a las ansias de Castro por ser candidato de los socialistas a la CAM

Carlos González, portavoz del Partido Popular de Getafe ha manifestado hoy que “si fuera por Pedro Castro la Comunidad de Madrid se quedaría hasta sin muebles”, en referencia a la insana obsesión del alcalde socialista de Getafe de pedir dimisiones a miembros del Gobierno regional en cada Pleno municipal.

En ocho plenos, el alcalde de Getafe ha pedido hasta en dieciocho ocasiones la dimisión de algún miembro del Ejecutivo regional. Se lleva la palma la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, hasta en siete ocasiones el también presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias ha pedido su cabeza.

Pedro Castro, que llamó “tontos de los cojones” a los votantes de la derecha continúa con su “persecución de todo aquel que piensa distinto, alimentando la crispación, monopolizando los plenos e impidiendo trabajar para los getafenses en estos momentos en los que más nos necesitan”, opina Carlos González.

“El alcalde socialista lleva tiempo que ya no le preocupa Getafe ni trabaja por sus vecinos, porque está entregado a un único fin: la caza y captura de miembros del Gobierno regional, que es su única obsesión”, ha denunciado Carlos González, que cree que “esto obedece a sus ansias por ser candidato de los socialistas a la Comunidad de Madrid, sumado a su desesperación por tapar la incompetencia de su gestión en Getafe”.

Esta práctica se ha tornado más desaforada en los últimos tres meses, en los que en cinco plenos se concentran trece de estas peticiones de dimisión. Además de para la presidenta de la CAM ha habido para todos: desde consejeros a directores generales y gerentes. Hasta el portavoz del PP en Getafe ha sido invitado a abandonar su puesto tres veces.

Para el portavoz popular “la inconsistencia de estas peticiones de dimisión llega a límites insanos, tocan lo absurdo, si fuera por Pedro Castro no se podría ni respirar”, como la petición de dimisión del consejero de Sanidad Javier Fernández-Lasquetty, cuando no le había dado tiempo casi ni a estrenar el cargo (llevaba apenas unas semanas desde su nombramiento) y acababa de anunciar la construcción de un nuevo centro de salud (El Rosón-Las Margaritas); la de Carlos González por apoyar en un medio de comunicación a María del Mar Bermúdez (madre de Sandra Palo) o la de la presidenta Esperanza Aguirre, planteando en su propuesta un argumento de dudoso peso: “no queremos que nos gobierne”.

“La única dimisión que se puede pedir y no se ha atrevido es la de Rodríguez Zapatero”, ha concluido Carlos González.