16 de julio 2014 – La portavoz del Grupo Municipal Socialista, Sara Hernández, ha dirigido por segunda vez en lo que va de año, una pregunta en relación a las subvenciones que en materia deportiva se conceden desde el Gobierno Municipal. La anterior ocasión fue en Marzo de 2013 y hasta el momento no se ha obtenido respuesta alguna.

A pesar que en la partida presupuestaria para el ejercicio de 2014, se ha llevado a cabo un recorte de hasta 300.000€ en materia deportiva en nuestro municipio, la concejalía correspondiente ha ignorado hasta el momento las preguntas que diferentes asociaciones han hecho llegar a los Socialistas de Getafe tras las reuniones que se han venido manteniendo con cada una de ellas.

Hasta hoy no se han hecho públicas unas bases únicas para la concesión de subvenciones a las que puedan optar todas las Asociaciones Deportivas, ni tan siquiera unos criterios o convenios que asignen las subvenciones de forma directa a algunas entidades y no a otras. Tampoco hay ningún tipo de dato facilitado por el Gobierno Municipal sobre cómo se destinarán dichas subvenciones o el porcentaje que recibirá cada modalidad deportiva o equipo deportivo y por qué.

De esta forma el Gobierno Municipal pone de manifiesto una vez más su falta de política deportiva en Getafe, con la ausencia total de un Plan Director de Deportes que deja a las asociaciones ausentes de unos criterios sobre qué se espera de ellas con respecto a las actividades que desarrollan. Así como la falta de conocimientos sobre los problemas y soluciones reales para las vecinas y vecinos getafenses.

En Getafe el deporte es una de las piezas fundamentales de la ciudadanía, pero sus problemas no se pueden solucionar si no se realiza el esfuerzo de conocerlos de primera mano. Así tenemos en la ciudad el Polideportivo de San Isidro cerrado tras varios intentos de privatización, las instalaciones de pádel prometidas en El Bercial que finalmente no se llevarán a cabo y los problemas de salubridad tanto en la piscina de Getafe Norte como en La Alhóndiga.

Mientras tanto asociaciones arraigadas en la ciudad y que trabajan con miles de niños y adultos, se ven contra la pared frente a la reducción presupuestaria y la más que evidente falta de criterio de la actual corporación.