22 de noviembre de 2010.- El Tribunal Superior de Justicia ha comenzado a estudiar la demanda que ha interpuesto el Instituto de Vivienda de Madrid, IVIMA, al ayuntamiento de Getafe por un impago de más de 14 millones de euros. Esta deuda proviene tras la construcción del colegio mayor Fernando de los Ríos, que da servicio a los estudiantes de la Carlos III.

En 1991, se firmó un convenio entre el Ayuntamiento, la Universidad y el Ivima, donde según éstos últimos, la Universidad aportaba el suelo, el Ivima construía y el Ayuntamiento pagaba 4,5 millones de euros quedando el edificio con titularidad municipal. Al no hacerlo éste último, ha ido generando unos intereses que ya alcanzan los 14 millones de euros de deuda al IVIMA. Tras años de reclamaciones, su Director Gerente, Jose Antonio Martínez Páramo, afirma no haber tenido más remedio que presentar una denuncia.

El Ayuntamiento de Getafe no tiene esa misma versión. Según el concejal de Urbanismo Jose Manuel Vazquez, lo que se firmó fue un acuerdo entre el Ministerio de Asuntos Sociales, la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento y el Ivima, donde el Ayuntamiento cedía el terreno y gestionaba, el Ivima trabajaba en el préstamo y la Universidad construía.

Sin embargo, según Vázquez, el convenio se modifica, siendo la Comunidad de Madrid la que pasa a construir y la Carlos III la que gestionaría el edificio. “Es el rector quien en 2004 le comunica al Presidente de la Comunidad de Madrid en ese momento, Alberto Ruiz Gallardón, que el Ayuntamiento estaría exento de costear la residencia y que pasaría a hacerlo la universidad”, explica Vázquez, “por lo tanto nosotros cumplimos nuestra parte del acuerdo cediendo los terrenos”, acusando a su vez al Ivima de que lo único que quieren es “dinero, porque no tienen ni un duro y así es como la Comunidad de Madrid castiga a los que no son de su color político”.

El director del Ivima, por su parte, ya conocía esta versión del ayuntamiento, añadiendo que el problema es que el Ayuntamiento lleva casi diez años “intentando cambiar lo que debe por suelo dotacional renunciando a los convenios que firma de forma unilateral”.

Informa.- Sonia Baños