9 DE MARZO 2015 – El Grupo Socialista insiste en que el el gobierno del PP en Getafe permita que se realice un análisis detallado de las facturas de la empresa municipal GISA en los últimos años. Esta petición que ya se llevó a cabo en el mes de enero, nace como consecuencia de posibles tratos de favor del alcalde a su entorno.

Por ese motivo desde el PSOE de Getafe se ha reiterado la petición de copias de todos los pagos a empresas o particulares durante los años 2012, 2013 y 2014. También se han solicitado las auditorías financieras y de procedimiento realizadas por GISA correspondientes al mismo periodo.

Ante la denuncia pública que llevó a cabo el PSOE Getafe en el mes de enero, Juan Soler ha optado por guardar silencio e intentar desviar la atención. Sigue sin querer manifestarse en relación al posible uso de GISA como tapadera para el pago de trabajos no realizados a personas cercanas al Alcalde y al PP.

Los socialistas recuerdan que por ley, el equipo de Gobierno está obligado a facilitar todas las facturas que se le solicitan sobre su acción por parte de la oposición. Soler sin embargo, denuncian desde el PSOE, intenta demorar esta solicitud hasta el mes de mayo, cuando tenga que abandonar su puesto como regidor de Getafe.

Las sospechas también se dirigen a que desde la alcaldía, se podría haber estado desviando diferentes gastos del Ayuntamiento hacia la empresa GISA. Una maniobra administrativa, a todas luces ilegal, que habría permitido a Soler evitar el control de los propios órganos del Ayuntamiento, incrementando de esta forma, con costes ajenos, los gastos de la empresa municipal.

Por el momento, y tras esta segunda petición, el PP sigue apostando por una nula transparencia de su gestión. Un ejemplo más que se une a otros como la posible relación de Juan Soler con la Operación Púnica, que perjudica seriamente la imagen de la ciudad. Sobre todo en lo que respecta a GISA, que en esta legislatura ha tenido hasta tres gerentes y concejales diferentes.

Desde el PSOE aseguran además, que en caso de persistir en la no colaboración por parte del equipo de Gobierno, cuando Soler abandone la alcaldía a partir del mes de mayo, se auditarán las citadas facturas, para si fuera necesario recurrir judicialmente la actuación de su gobierno.