Getafe 26 de octubre 2015 – El PP de Getafe ha denunciado que la alcaldesa Sara Hernández quiere encubrir a sus imputados por
corrupción en el ‘caso Jeromín’ después de que el Gobierno municipal haya ordenado desistir de la investigación.

“El PSOE, inmersos en sus casos de corrupción, maniobra desde el poder para ocultar los presuntos abusos, malversaciones y corrupciones
de la época en la que Sara Hernández era primera teniente de alcalde”, ha afirmado el líder del PP de Getafe, Juan Soler.

El ‘caso Jeromín’ afecta directamente a Ángel Bustos, exconcejal del PSOE y actual asesor de Sara Hernández, así como al exedil socialista Enrique Macías.

“El PSOE de Pedro Castro ha degenerado, si cabe aún más, en el PSOE de Sara Hernández”, ha destacado Soler.En el marco de una subvención pública concedida en 2009 por el PSOE al CB Getafe Beta, Macías, que era el encargado de gestionar el club, se gastó 54.270,05 euros (el 41% de la ayuda) en tres comilonas multitudinarias.

Los ágapes multitudinarios se organizaron, al parecer, en el bar Jeromín, cuyo aforo era de 14 personas en la planta baja (19,55 metros
cuadrados) y de 20 personas en la superior (35,30 metros cuadrados).

Macías, además, se presentó a las elecciones locales de 2011 en la lista del PSOE y se conviritó en concejal en febrero de 2014 después de que cuatro ediles socialistas dimitiesen al ser procesados judicialmente por el ‘caso Aparcamientos’.

“Exigimos que Sara Hernández, débil secretaria general del PSM, dé explicaciones y diga por qué protege más a sus exconcejales
sospechosos y a sus actuales asesores que al patrimonio municipal, que es de todos los ciudadanos”, ha subrayado Soler.

Durante la legislatura pasada, bajo el Gobierno de Juan Soler (PP), el Ayuntamiento presentó una querella ante el Juzgado de Instrucción de Getafe.

Contra Enrique Macías y contra Mariano Ganancias, antiguo asesor del PSOE, por posibles delitos de malversación de caudales públicos,
falsedad documental contra la hacienda pública y tráfico de influencias.

Contra Eugenio Millán (entonces dueño del bar Jeromín), por posibles delitos de malversación de caudales públicos y falsedad documental.

Y contra Ángel Bustos, por posibles delitos de falsedad documental, tráfico de influencias y prevaricación.

El Juzgado de Instrucción admite a trámite la querella y luego imputa, entre otros, a Macías, pero sobresee las actuaciones contra Bustos. El Ayuntamiento presenta un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial, que finalmente revocó el auto del Juzgado de Instrucción e imputa también a Ángel Bustos al entender que “no es posible excluir la posible colaboración y responsabilidad de Ángel Bustos en las acciones delictivas que se atribuyen a los otros imputados en relación a la subvención concedida”.

Pero Sara Hernández, con el ánimo de encubrir a sus imputados por corrupción, da orden entreverada a la concejalía responsable de los
asuntos jurídicos del Ayuntamiento de desistir del procedimiento del ‘caso Jeromín’, lo que implica un grave daño al esclarecimiento de la verdad. Además, significa que la alcaldesa impida depurar responsabilidades políticas y penales.

Bustos, como asesor de Sara Hernández, cobra en la actualidad un sueldo 45.532 euros al año (3.252 euros al mes más pagas extras),
según datos oficiales.