23 de mayo 2013 – Las actuaciones incluyen adaptación del baño, eliminación de barreras que dificultan la movilidad, mejora de las condiciones de climatización y de la
seguridad de las instalaciones de suministro o adaptación de la cocina.

Los vecinos de Getafe que tengan más de 65 años pueden solicitar hasta el 30 de junio las ayudas del Ayuntamiento de Getafe para la mejora de la habitabilidad de la vivienda, dirigidas a reducir los riesgos y facilitar la autonomía personal dentro del domicilio. También podrán optar a las ayudas los mayores de 65 años con reconocimiento de grado de dependencia o un grado de discapacidad igual o superior al 65%.

Las solicitudes están a disposición en los centros cívicos de cada barrio. Para más
información sobre las bases de la convocatoria en el Hospitalillo de San José y a través de www.getafe.es.

Entre los requisitos para optar a las ayudas se incluye estar empadronado en la
vivienda al menos desde un año y que la adaptación sea necesaria para el mantenimiento de la persona en su domicilio o para el desarrollo de las actividades básicas de la vida diaria. En este sentido se excluyen obras o reformas de carácter meramente estético y las que se realicen en espacios de la Comunidad de Vecinos.

La obra no podrá estar realizada con anterioridad a la concesión y debe estar terminada antes del 30 de noviembre. El solicitante no debe tener deudas tributarias y no tributarias con la Administración. Asimismo no podrá haber superado en el año 2011 los ingresos máximos de 14.910,28 euros anuales si el solicitante vive solo, y en el caso de vivir con otras personas de su familia, no podrán superar los 11.182,71 euros de renta per cápita.

Las ayudas se otorgarán para adaptaciones del baño, eliminación de barreras que dificultan movilidad o acceso a las distintas dependencias de la vivienda, mejora de
las condiciones de climatización de la vivienda, mejora de la seguridad de las
instalaciones de suministro, adaptación de la cocina y otras de similares características, siempre que sean necesarias para garantizar unas condiciones básicas de seguridad y faciliten la permanencia de la persona con limitaciones en su autonomía personal y su entorno personal y familiar.