No es un “contenedor”, tal y como lo ha denominado el concejal de Urbanismo José Manuel Vázquez, sino una casa donde habíta desde hace 30 años un hombre que se llama Fidel el cual no ha recibido ninguna visita, llamada o notificación alguna desde Arpegio, el Gobierno Regional o el Ayuntamiento. “Nadie ha estado aquí, nadie ha hablado conmigo”, nos comentaba “y no me he movido de mi casa porque he estado muy malo con la pierna que me va a reventar”. El también conocido como ‘el hombre de Los Molinos’ está a la espera de lo que ocurrirá con su futuro. Aún así y a pesar de sus más de 80 años se molesta por las “mentiras que dicen en los periódicos”.
 
El pasado Jueves 13 de octubre el Gobierno Municipal realizó una visita al desarrollo de Los Molinos. En su recorrido enseñaron a la prensa el buen ritmo al que van las obras, sobretodo las de la Empresa Municipal del Suelo y la Vivienda y anunciaron el arranque de la tercera fase de las obras con la urbanización de la zona donde los bloques están más avanzados y sus diferentes accesos que conectarán con Getafe Norte. Pero a la hora de hablar de Fidel prefirieron remitirse a Arpegio que “es quien tiene que solucionar este asunto y para eso cobran 800 millones de las antiguas pesetas”, adelantando , eso sí, que están a punto de llegar a un acuerdo. Incluso aseguraron que Fidel “aceptaría el dinero”.
 
Los vecinos del octogenario vecino también se han plantado frente a la actitud de la administración “somos personas, ni siquiera nos conocen, se piensan que estamos tirados o que somos delincuentes y llevamos aquí toda la vida cuidando de nuestras huertas y nuestros animales. No hay derecho a nos traten así”, declaraban.