13 de diciembre 2013 – El Grupo Municipal de UPyD se ha abstenido en la votación sobre la aprobación inicial de los presupuestos municipales de 2014 dado que cuenta “con unos mínimos suficientes” pese a no ser en opinión de esta formación el presupuesto ideal. Esperanza Fernández, portavoz del grupo, ha señalado que el “borrador ya recogía algunas de las propuestas que ha hecho UPyD durante los últimos meses, pero además se han incluido gran parte de las enmiendas presentadas. En conjunto, el documento final cuenta con unos mínimos suficientes para permitir su aprobación pese a que a nuestro juicio no sea el ideal”.

La edil había anunciado su voto a favor después de que se aceptaran en la Comisión del pasado martes parte de sus enmiendas. Sin embargo, el hecho de que el Gobierno haya decidido asumir a última hora otras enmiendas con las que no está de acuerdo, como el aumento de liberados en la corporación municipal o la inclusión de inversiones no prioritarias, ha provocado el cambio de voto.

“Para UPyD es importante señalar que una ciudad está mejor gestionada cuando se actualiza su presupuesto. Eso no significa aceptar cualquier proyecto del Gobierno, sino que los grupos deben trabajar y exponer sus ideas para intentar incorporarlas al documento. Esa es la obligación que tiene UPyD con sus ciudadanos y lo que ha plasmado con las enmiendas presentadas”, ha declarado Fernández.

La portavoz ha afirmado que “UPyD se hace eco de lo que le demandan los ciudadanos, que es trabajar en nuestras competencias y que hagamos lo que podamos para mejorar la ciudad en la medida de nuestras posibilidades. La idea que ha planteado otro grupo de rechazar los presupuestos por una postura nacional no solo es cómoda y una excusa para no trabajar, sino que además convierte a los ayuntamientos en meros espectadores de lo que haga el Gobierno de la Nación y deja indefensos a los vecinos de Getafe”.

PRESUPUESTO ENRIQUECIDO CON LAS ENMIENDAS DE UPyD

Entre las enmiendas aceptadas a UPyD se encuentran incorporar en la memoria del documento cuestiones para un buen gobierno que a medio plazo podrían suponer además un ahorro, como la profesionalización de la administración o plantearse el sentido de algunas empresas públicas.